--

jueves, 3 de marzo de 2011

QUE BRILLE LA JUSTICIA

Por: Abel Cadena Buitrago

Ella, llego al estadio, Roberto Meléndez de Barranquilla mas conocido como el metropolitano, allí vivió su adolescencia y juventud; vivía tranquila, no le hacia mal a nadie, salía en horas de la noche a buscar su sustento, no causaba daño ni ningún perjuicio.

Los hinchas del Junior, el equipo profesional de la ciudad de Barranquilla, situada al norte de Colombia, la reconocían y la querían; se sentían halagados cuando la veían en cualquiera de las tribunas del coliseo deportivo, la tenían como buen amuleto pues cuando el equipo iba perdiendo un partido y ella hacia su aparición, el onceno local lograba empatar y muchas veces ganar, los aficionados volteaban su mirada hacia donde ella estaba y le regalaban una sonrisa o algún gesto de aprobación.

No todo en la vida es felicidad. Una tarde de domingo, en pleno partido de futbol en el estadio metropolitano jugaban el Atlético Junior y el Deportivo Pereira, y nuestra amiga decidió asistir al partido; el equipo local perdía el compromiso, pero como solía suceder la presencia de nuestra protagonista cambio el resultado a favor del equipo tiburón, como se le conoce al equipo del departamento del Atlántico; al menos así lo creían los aficionados. Todo se estaba desarrollando normalmente; de pronto el balón hace impacto en el cuerpo de nuestra amiga, ella quedo aturdida por el golpe, en ese momento se le acerca el jugador de el equipo pereirano Luis Moreno; nuestra protagonista cuando lo ve acercarse cree que va en su ayuda, quizá le acercaría un poco de agua, pero lo que recibe es una cruel patada, ante la mirada impávida de todos los presentes. En el campo de futbol los equipos de socorro le brindan los primeros auxilios, la trasladan a una clínica donde finalmente muere.

Esta es la historia de la Lechuza de Barranquilla un indefenso animal que muere, no a manos si no a patas de un atarban jugador de futbol, que demostró con esta barbarie que no tiene sensibilidad y que no tiene respeto por la vida.
Qué enseñanza pudieron recibir quienes vieron semejante acto de crueldad. Recuerdo que en un reinado de belleza en las preguntas del jurado a una de las candidatas se le inquirio “ si se estuviera quemando su casa y tuviese la posibilidad de salvar entre sus joyas y su perro, usted que escogería, la beldad respondió el perro por que hay existe vida”. Si esta pregunta se la hicieran al jugador que cree usted amable lector que respondería…. Por ahora esperemos que esta mala acción, no se quede impune y que brille la justicia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Centro de atracción y turismo: Aratoca Santander

Informe de Gestión

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...