--

martes, 5 de junio de 2012

EL PODER DEL BASTÓN

Por: Germán Valenzuela Sánchez
Este término es criollo, significa en sus muchas acepciones vara o palo que sirve para apoyarse al andar, propia en  las personas de edad. Es sinónimo de garrote probablemente de origen francés. Traigo esto a cuento porque en días pasados debido a una cirugía tuve que valerme de un bastón para no recargar la pierna tratada al andar y poder cumplir con algunas inquietudes que no se las hace nadie por más personas buenas que uno tenga en su rededor. Esa mañana por cierto al bajarme del bus en la Carrera octava con Calle novena en Piedecuesta, bajando en una esquina un señor que  vende mangos viches al verme pasar a sotta voz y percatándose de que nadie lo escuchara me preguntó: “¿Cómo ahora está cojo?”, me volteé, lo miré de reojo y no le dije nada, seguí caminando y a los pocos pasos me encontré con un amigo educador y admirado de volverme a ver  me dijo: “Y eso que le pasó?- paré, le comenté lo sucedido y de inmediato me invitó a tomar tinto, hablamos de cosas cotidianas y dizque iba a publicar un libro de cuentos y quería saber algunos pasos para llegar a feliz término en su objetivo personal, hablamos pocos minutos y le explique las diferentes diligencias que tenía por hacer, nos despedimos  en el café donde nos encontrábamos. A a los pocos segundos me encontré con otro conocido y abrazándome me dijo que lamentaba el accidente que yo había tenido y de inmediato le respondí que Gracias a Dios no había sufrido ningún accidente y estaba así era por una intervención quirúrgica, de inmediato bajó los ánimos y respondió: “Sea lo que sea lo veo bien y espero que se mejore rápidamente” y colocándome una mano en el hombro se despidió afablemente. Con la pata renga y bien despacio llegué al Banco Agrario del municipio y de inmediato la empleada al verme así se acercó y me dijo: “Por su estado no puede estar mucho tiempo de pie, yo amablemente le respondí que no, y ella con toda la paciencia del caso me indicó una silla para sentarme y hasta allí llegó  y con mucha atención y esmerado cuidado me ayudó a hacer  todas las cosas o diligencias que tenía pendiente en esa entidad crediticia. Luego entré a Telecom, a la Alcaldía y en la mayoría de despachos que estuve me recibieron con mucha deferencia y cariño, y por ello les estoy inmensamente agradecido.
En conclusión, por ésta experiencia personal me di cuenta que a las personas que llevan un bastón se les hace lado, se les ayuda a atravesar una calle, una avenida, se les da  la mano no por lástima sino mero sentido humanitario, que en muchos casos se está acabando. Para otras personas el bastón representa mando, dominio, poder, autoridad, sobre todo en la cúpula militar. 
En los siglos XVll y XVIII en Piedecuesta hubo personas que andaban con su bastón, alpargatas,  ruana, sombrero jipijapa, hoy aguadeño, franela, camisa, saco, llavero, correa ancha, hebilla grande y paseaban las  escasas calles del pueblo orondos y perfumados de agualucema tal como nos los pinta el poeta piedecuestano costumbrista, don Vicente Arenas Mantilla en aquel hermoso poema intitulado el Romance del Cacique del Pueblo que en unas de sus estrofas nos dice:
“Echa discursos por cualquier bobada,
interviene en reyertas y concilios,
pero a todos le arranca su tajada
esgrimiendo su agreste molinillo.

De brazo, con su amigo don Antonio
va a la plaza luciendo su montera,
y su correa de suela, con navaja
colgante, y con su llave cervecera”
periodistadepiedecuesta@hotmail.com        


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Centro de atracción y turismo: Aratoca Santander

Informe de Gestión

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...